P
Productos

En AVILAB somos gente comprometida con la salud animal y con la satisfacción de nuestros clientes.

TENEMOS LOS MEJORES MEDICAMENTOS PARA EL CUIDADO DE TUS ANIMALES

Viruela
Vacuna liofilizada para la inmunización activa en aves sanas, para prevenir la Enfermedad de Viruela aviar. AVILAB® VIRUELA es una vacuna...
Gumboro
Vacuna liofilizada para la inmunización activa en aves sanas, para prevenir la Enfermedad de Bursitis infecciosa o Gumboro. (Infección...
NEWCASTLE EMULSIONADA
Vacuna para la inmunización activa en aves sanas contra la enfermedad denewcastle.AVILAB NEWCASTLE EMULSIONADA* es una vacuna emulsionada...
Viruela
Gumboro
NEWCASTLE EMULSIONADA
Empresa certificada en ISO 9001:2008 Ver Certificaciones
Líderes en biológicos
En Avilab somos líderes en biológicos, porque contamos con los mejores productos realizados en nuestro laboratorio, bajo los más estrictitos controles de calidad.
Respuesta inmediata
En Avilab contamos con un gran inventario que nos permite proveerte de medicamento de manera inmediata.
Asesoría personalizada
Contamos con un grupo de especialistas altamente capacitados y con experiencia, que conocen el mercado y sus necesidades, dispuestos a ayudarte cuando lo requieras.

BUENOS AIRES (Reuters) - El gobierno argentino oficializó el miércoles la creación de un fondo de 2.500 millones de pesos (285 millones de dólares) para compensar a los pequeños y medianos productores agrícolas por los menores precios internacionales de los granos. "Al tratarse de 'commodities', cuyos precios son determinados en los mercados mundiales, la disminución internacional de los mismos se traduce en una baja directa en el ingreso para los productores argentinos, afectando principalmente a la rentabilidad y sostenibilidad de los pequeños agricultores", dijo el Ministerio de Economía en una resolución publicada en el boletín oficial.

El fondo, que comienza a regir a partir de la publicación en el boletín, se distribuirá mensualmente hasta diciembre entre unos 46.000 productores que hayan obtenido un total de hasta 700 toneladas de trigo, soja, maíz o girasol en la campaña 2013/2014. Los beneficiarios representan el 10 por ciento de la producción total del agro argentino y el 8 por ciento de las exportaciones del sector.

La presidenta Cristina Fernández había anunciado el lunes la creación del fondo y destacó que se diseñó el plan en acuerdo con la Federación Agraria Argentina (FAA), una importante entidad que agrupa a los chacareros de menor escala. (Reporte de Eliana Raszewski, editado por Gabriela Donoso)

Los desastres naturales como sequías, huracanes, tornados e inundaciones, que muchos expertos ligan al cambio climático causan cada año numerosas pérdidas humanas y materiales. Entre estas últimas, la agricultura y la ganadería sufren numerosos daños que van en aumento. La Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) alerta de que los daños en cultivos, bosques, ganadería y pesca es cada vez mayor, con el consiguiente riesgo que supone para la alimentación mundial. El último informe de este organismo cifra ya en casi una cuarta parte (el 24%) los daños que los desastres climatológicos causan en el sector primario, porcentaje mucho más elevado de que lo que se pensaba al principio. Concretamente, los anteriores estudios habían cifrado esta cifra en un 13%, según la FAO, que además no descartó que el porcentaje real pudiera ser aún mayor.

En un comunicado coincidiendo con la Conferencia de las Naciones Unidas para la Reducción de los Riesgos de Desastres, que se celebra en la localidad japonesa de Sendai, la FAO señaló que la agricultura «se lleva la peor parte» cuando se trata de medir el impacto que tienen esas catástrofes. Su director general, José Graziano da Silva, aseguró que «la agricultura y todo lo que abarca no solo es fundamental para el suministro de alimentos, sino que sigue siendo la principal fuente de medios de vida en todo el planeta».

En este sector se registra el 22% de todos los daños causados porsequías, inundaciones, tormentas y tsunamis, entre otros fenómenos, de acuerdo a un análisis realizado por esa organización con sede en Roma a partir de la evaluación de 78 situaciones posteriores a desastres en 48 países en desarrollo entre 2003 y 2013, informa Efe.

Esas pérdidas a nivel mundial alcanzaron los 140.000 millones de dólares en general (unos 132.575 millones de euros), de los que30.000 millones (unos 28.400 millones de euros) se registraron en actividades agrícolas como los cultivos, la ganadería, la pesca, así como en los bosques.

Las comunidades pobres rurales, sin recursos financieros para recuperarse del impacto son las más afectadas. El informe de la FAO apunta a que en estas zonas tan sólo se destina a paliar los daños en la agricultura un 4,5% de la ayuda humanitaria.

El 42% de las pérdidas declaradas en el sector primario fueroncultivos, debido sobre todo a las inundaciones y tormentas, mientras que el ganado fue la segunda actividad más afectada, con el 36%. En el periodo analizado, los daños en cultivos por grandes o medianos desastres ascendieron en un total de 67 países a 70.000 millones de dólares (unos 66.285 millones de euros).

Por regiones, Asia fue la más afectada, con pérdidas estimadas en 28.000 millones de dólares (unos 26.500 millones de euros) en ese ámbito, seguida de África, con 26.000 millones (unos 24.600 millones de euros).

La FAO presentó un nuevo servicio para canalizar el apoyo técnico donde más se necesita con el objetivo de ayudar a los países a prepararse mejor y responder a los desastres naturales que afectan a la agricultura y ganadería.

2.500 millones dependen del sector primario

ABC ROMA
Más de 2.500 millones de personas dependen de la agricultura en el mundo, según asegura la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que calcula que entre los años 2003 y 2013 las catástrofes naturales en los países en desarrollo afectaron a más de 1.900 millones de personas y causaron más de 494.000 millones de dólares en daños en todos los sectores económicos. El director general de la FAO, José Graziano da Silva, incidió en que si bien la agricultura constituye un factor de riesgo, especialmente en países pobres y en vías de desarrollo, también puede ser la base sobre «la que construimos sociedades más fuertes y mejor equipadas frente a los desastres».